"Rescate de Cecilio López Tercero, el espeleólogo español atrapado en una cueva en Perú"

Rescate de Cecilio López Tercero, el espeleólogo español atrapado en una cueva en Perú

El espeleólogo español Cecilio López Tercero ha sido rescatado de la cueva en las Amazonas, ubicadas en Perú, donde se encontraba desde el 17 de septiembre.

Rescate de Cecilio López Tercero, el espeleólogo español atrapado en una cueva en Perú
Hoy, martes 30 de septiembre, ha sido recatado el espeleólogo español. (Foto: Twitter)

Cecilio López Tercero, el espeleólogo español que estuvo atrapado en una cueva en Perú por más de 12 días, fue rescatado el martes 30 de septiembre de 2014.

El español permaneció herido desde el pasado 17 de septiembre luego de sufrir un accidente en una cueva del Amazonas. Un día después comenzaron las operaciones de rescate, que contó con un equipo conformado por varias personas de distintos países. Cecilio López aún debe de ser trasladado hasta un helicóptero que lo llevará a un centro médico del país sudamericano.

López pudo ver la luz del día en torno a las 14.00 hora de Perú (19.00 GMT), gracias a una operación en la que participaron alrededor de setenta espeleólogos españoles, además de otros expertos de Italia, Francia y México, y unos 40 militares y bomberos peruanos.

El momento del traslado en la aeronave se determinará según las condiciones meteorológicas de la zona. Cuando el helicóptero pueda tomar tierra en un campo de aterrizaje improvisado en las cercanías, está previsto que un contingente de la Policía de Alta Montaña de Perú traslade al herido hasta la zona para que pueda viajar hasta la ciudad de Chachapoyas. Posteriormente será llevado hacia Lima.

Tras sacarlo de la cueva, los espeleólogos que participaron en el rescate celebraron el éxito de la operación, dirigida por Luis Díaz, del grupo de Espeleosocorro de Madrid, y coordinado por el coronel Edgar Ortega, del Instituto de Defensa Civil (Indeci) de Perú.

Cecilio López cayó desde cinco metros de altura mientras exploraba la cueva Intimachay, en la región peruana de Amazonas, donde quedó herido a 400 metros de profundidad en una cueva que tiene unos 2.000 metros de largo. Para extraerlo de la caverna se tuvo que instalar un sistema de cuerdas, anclajes y poleas para mover al herido en una camilla que tuvo que sortear accidentes y angosturas a lo largo del recorrido.