"María José Henríquez Uzal realizó la presentación del libro: “¡Viva la verdadera amistad! Franco y Allende, 1970-1973”"

María José Henríquez Uzal realizó la presentación del libro: “¡Viva la verdadera amistad! Franco y Allende, 1970-1973”

María José Henríquez presentó su libro: ¡Viva la verdadera amistad! Franco y Allende, 1970-1973. En la publicación resalta la amistad entre ambos gobiernos.

María José Henríquez Uzal realizó la presentación del libro: “¡Viva la verdadera amistad! Franco y Allende, 1970-1973”
La escritora María José Hernríquez presento su libro que resalta la amistad que había entre el gobierno Chileno de Salvador Allende y la dictadura de Francisco Franco. (Foto: Twitter)

La historiadora diplomática María José Henríquez Uzal ha presentado su libro “¡Viva la verdadera amistad! Franco y Allende, 1970-1973”; donde resalta la relación entre la dictadura del generalísimo Francisco Franco en España y  del presidente socialista Salvador Allende en Chile.

Entre ambos gobiernos se generó una “relación muy especial”, marcada por gestos de acercamiento y hasta de simpatía, subrayó la escritora. El libro, impreso por la Editorial Universitaria, está basado en la investigación para optar al grado de doctora de la autora, y examina las relaciones diplomáticas entre España y Chile en los años del gobierno de la Unidad Popular (1979-1973).

Esto al margen de las diferencias políticas e ideológicas entre ambos gobiernos, y en el marco de la Guerra Fría. Se trató, indicó la autora, de relaciones de Estado por parte de España, donde había consideraciones como respecto de la política de Estados Unidos en Latinoamérica, tanto como de las relaciones de Estado, y sus intereses de largo plazo.

Como ejemplo de esa faceta desconocida y casi paradójica, la historiadora cita el rol de España en la renegociación de la deuda externa de Chile en el Club de París, en 1972. Prácticamente la delegación española actúa como cabildera de Chile, apunta la autora. Un ejemplo de los “gestos” de Allende hacia España y hacia Franco, es su llegada de improviso a una recepción que ofrecía el canciller chileno en marzo de 1971, Clodomiro Almeyda, a su similar español, Gregorio López Bravo, en visita oficial a Chile.

Allende llegó, rompiendo todo protocolo, y dijo al ministro visitante, según el embajador Enrique Bernstein: “Aunque no he sido invitado a esta cena, no pude resistir el deseo de tomar un trago con usted”. Y agregó: “mi intención de mantener con el gobierno del Generalísimo Franco, las mejores relaciones”.