"Ecce Homo es una atracción turística"

Ecce Homo es una atracción turística

La pintura Ecce Homo de Borja se ha convertido en una atracción turística, aunque ya pasaron dos años desde que Cecilia realizará su famosa "restauración".

Ecce Homo es una atracción turística
A dos años de su restauración, el Ecce Homo de Borja sigue siendo una atracción turística. En la fotografía se aprecia la transformación que tuvo la pintura. (Foto: Facebook)

El Ecce Homo se ha convertido en una atracción turística. Se calcula que 130.000 personas de todo el mundo han visitado la pintura, lo que ha permitido la recaudación de 80.000 euros en entradas.

A dos años de la famosa “restauración” de Cecilia, que dio la vuelta al mundo en la internet, el Ecce Homo de Borja sigue atrayendo turistas. A pesar de que el número de visitas a disminuido a comparación al año pasado, la pintura sigue siendo una fuente de ingresos para la iglesia San Xoán do Alto.

Actualmente la entrada para ver al Ecce Homo de Borja es de un euro, a excepción de los menores de 12 años quienes entran gratis. El 51% de lo recaudado está destinado a la Fundación Santic Spiritus, cuyos dueños son los concejales y el alcalde del ayuntamiento. Cecilia posee el 49% de los derechos de autor. Sus beneficios los dona al Hospital de Borja.

Varios comerciantes aprovecharon la fama del lugar y venden camisetas, chapas, etiquetas de vino, etc. Incluso Ángel Pastime le escribió una canción, la cual se puede encontrar en su disco “El ministerio de la felicidad”. Cecilia estuvo presente en el  vídeo de la canción.

El párroco ha declarado que se siente muy contento del interés generado por la pintura. De igual manera defendió a Cecilia, quien en 2012 fue criticada por los cambios que realizó en la pintura. . Los vecinos también apoyan las buenas intenciones de quienes lo rehabilitaron. “La obra estaba tirada, la recuperaron, pues ya está, se acabó el tema”, defiende otra vecina.

Se rumora que Estados Unidos está preparando una ópera que conmemore el segundo aniversario de la restauración de la obra. En el Santuario de Misericordia también se celebró una fiesta.